Es clave interiorizar la cultura preventiva de riesgos